222467841 / 222432870

La ortodoncia va mucho más allá de una técnica que mejorará considerablemente tu aspecto visual, debido a que no es solo estético. Entre sus principales beneficios se cuentan:

  •  La posibilidad de una mejor higiene dental y por consiguiente un menor riesgo de presentar caries y problemas en las encías.
  •  Mejor masticación.
  •  Disminución de ciertas afecciones (dolores de cabeza, oídos y hasta de espalda).
  •  Y, por supuesto, una mejor autoestima.

 

Para lograr esto, existen diferentes tipos de aparatos utilizados por los ortodoncistas, dependiendo de si el problema se origina en el hueso (mandíbula) o piezas dentarias, que pueden ayudarte a corregir tu mordida. Gracias a estos dispositivos, es posible mover las piezas dentales o huesos, ejerciendo presión sobre ellos, para modificar la oclusión (mordida).

Estos aparatos pueden ser fijos o removibles, en esta oportunidad hablaremos de los fijos, entre los que tenermos:

Brackets o Frenillos:

Existen metálicos y cerámicos.

Son los dispositivos más utilizados y su objetivo es mover cada pieza dentaria a su posición correcta. Pueden colocarse por la cara vestibular (externa) o lingual (interna) de las piezas dentarias.

Disyuntores o Expansores:

Son dispositivos que permiten corregir alteraciones de ancho del hueso maxilar (superior).

Mantenedores de espacio:

Su intención es mantener el espacio cuando un niño ha perdido un diente de forma temprana. Esto contribuye a que el resto de los dientes no se corran, mientras se espera la salida del diente permanente.

En un siguiente artículo, estaremos abordando los tipos de aparatos extraíbles, cómo son, para qué sirven, cuándo usarlos y más… ¿Tienes algún problema dental de este tipo que te gustaría solucionar? Agenda una cita y asiste a una primera consulta que podría cambiar tu vida.