222467841 / 222432870

Para un buen cuidado de los dientes es importante desarrollar una cultura de higiene bucal y crear la costumbre desde muy pequeños para que sea algo permanente durante la vida. Algo muy común en países desarrollados es ver cómo los trabajadores en cualquier ámbito velan porque dentro de sus beneficios este la atención dental oportuna.

En gran parte, esto se debe a una correcta educación que les permita a los ciudadanos valorar el impacto de llegar a una avanzada edad sin haber sufrido de complicaciones dentales serias.

Un aspecto fundamental de esta educación para el cuidado de los dientes consiste en abordar aspectos cotidianos que garanticen un buen hábito de higiene bucal en las personas. Algunos de los consejos más comunes para garantizar una buena salud dental son:

  • Cambiar con frecuencia el cepillo de dientes: esto dependerá del uso y la calidad del cepillo de dientes, pero por lo general lo más recomendado es cambiar el cepillo cada 3 a 4 meses, garantizando así su efectividad.
  • No cepillarse con excesiva fuerza: a fin de cuidar el esmalte de los dientes y las encías, un cepillado suave puede ser más que suficiente. No por cepillarse mas fuerte se eliminarán más residuos.
  • No cepillarse inmediatamente después de comer: en especial si se comieron alimentos cítricos, es recomendable esperar de 15 a 25 minutos para realizar el cepillado a fin de no dañar el esmalte de los dientes.
  • Cepillarse el tiempo correcto: de nada sirve andar por la vida siempre ¡a la rápida! El tiempo recomendado para cepillar los dientes es 2 minutos, sin embargo, muchos creemos que con un cepillado promedio de 45 segundos sería más que suficiente.
  • Cepillarse con la técnica adecuada: al igual que el tiempo de cepillado, una correcta técnica asegura que alcancemos todas las partes de nuestra dentadura y no causemos daños graves a nuestras encías.
  • Usar el cepillo correcto para ti: esto significa sencillamente encontrar el cepillo con el que uno se siente más cómodo. Puede ser manual o eléctrico.
  • Guardar el cepillo correctamente: siempre en forma vertical y con las cerdas ventiladas a fin de evitar la proliferación de gérmenes y bacterias.