222467841 / 222432870

Si estás leyendo esto, ¡felicidades! Seguramente eres un padre preocupado por la salud e higiene bucal de tu niño. Muchas son las preguntas que surgen acerca de la prevención y salud dental de los pequeños de la casa, sobre todo cuando presentan algún problema con su dentadura.

En esta oportunidad, queremos abordar la ortodoncia en los niños, debido a que muchos padres nos consultan con frecuencia acerca de este tema en nuestro consultorio. ¿Qué es exactamente la ortodoncia? ¿Cuándo colocarles aparatos a los niños? ¿Realmente es necesario? Aquí respondemos algunas de estas interrogantes.

Tal como lo define la Sociedad de Ortodoncia de Chile, la ortodoncia es una rama de la odontología que se especializa en el diagnóstico, prevención y tratamiento de las mal posiciones dentales y alteraciones faciales para obtener una oclusión o “mordida” saludable.

La práctica de la ortodoncia requiere de un preparación profesional específica
para el diseño, aplicación y control de aparatos correctores, para llevar a los
dientes, labios y estructuras óseas a su alineación correcta y alcanzar así un
perfecto equilibrio oclusal y facial.

 

¿Cómo saber si mi hijo necesita ortodoncia y cuándo debería ser evaluado?

La edad no es un factor cuando se decide si un paciente es candidato para tratamiento de ortodoncia, ya que no existe una edad ideal para el comienzo del tratamiento.

La Asociación Americana de Ortodoncistas (AAO, por sus siglas en inglés) recomienda que todos los niños se realicen una evaluación por un ortodoncista al primer reconocimiento de un problema ortodóncico, pero a más tardar a los 7 años. Pocos pacientes necesitaran comenzar el tratamiento tan joven, pero hay otros que se beneficiaran de una intervención temprana. Un chequeo mientras algunos dientes de leche aún están presentes y mientras la cara y las mandíbulas están creciendo, puede revelar que no es necesario un tratamiento inmediato, pero que el niño podría beneficiarse de un tratamiento en el futuro. En estos casos, visitas periódicas al ortodoncista, le permiten el crecimiento y el desarrollo del paciente. Esta “espera vigilante” le brinda al ortodoncista la oportunidad de asesorar a los padres sobre cuándo es el mejor momento para que el niño comience el tratamiento. A menudo, el ortodoncista puede aprovechar períodos predecibles del crecimiento de un paciente e intervenir para que el tratamiento de ortodoncia pueda tener los mejores resultados posibles. Hay algunas cosas que no se pueden lograr una vez que la cara y las mandíbulas ya no están creciendo.

 

¿Te gustaría agendar una consulta con nosotros para tu niño? ¡Haz clic en el botón de abajo y revisa los horarios disponibles!